Miare y «El Rubius». Diferentes consecuencias de ser youtuber

El pasado 24 de mayo El Rubius anunciaba mediante un vídeo que se iba a dar un tiempo y que, durante una temporada, dejaría de subir contenido a su canal de YouTube. En ese vídeo explica que en el último año ha notado que a menudo le costaba respirar y que incluso ha tenido que acabar alguno de sus directos antes de tiempo porque sentía que se desmayaba. El detonante: la ansiedad que le provocaba el querer dar «la mejor versión de mí el 100% de las veces que estoy en cámara».

¿Sabemos comunicarnos digitalmente?

¿Recuerdas cuando en el colegio nos enseñaron a escribir cartas dirigidas a la administración pública? Yo tampoco. Quizá sea porque en aquel momento no prestamos atención a clase, porque aquel día el profesor que debía enseñárnoslo se puso enfermo, o porque la maestra decidiera que esa no iba a ser una pregunta para el examen. Puede ser por una de esas razones o que, simplemente, eso nunca constara dentro de nuestro temario. Aún así, hemos aprendido (más o menos). Te imaginabas escribiendo a alguien con autoridad a quien solías llamar de «usted» (profesorado, jefe o incluso gente mayor desconocida) o …

Influencers. ¿Qué son?

El uso generalizado de smartphones y la gran actividad que se genera en las redes sociales está cambiando la manera en la que buscamos productos y servicios. El hecho de que

Pokemon Go: la revolución de jugar en la calle

Recuerdo cuando, de crío, quedaba con los amigos para jugar al balón debajo de casa (privilegios de vivir en un pseudo-pueblo en la Barcelona de los 80). Utilizábamos las columnas de los edificios como límites laterales de la portería y el larguero era una línea imaginaria. «¡Alta!», gritábamos cuando la pelota, supuestamente, la sobrepasaba. Más de un adulto se llevó un balonazo. Y si no, una patada, o los usábamos de «escudos humanos» para regatear a nuestros adversarios. Hemos dado un poco por saco a la gente por la calle. Convivíamos todos sin mayores problemas.

El peligro de encontrarte conversaciones en la barra de un bar

Soy hombre de barra (me acabo de dar cuenta de lo mal que suena esa expresión en femenino. Micromachismos). En fin… eso. Soy hombre de barra. Normalmente paso la hora del almuerzo en la oficina y a la hora del café, a pesar de tener una cafetera en el office, me escapo a mi bar de cabecera para tomar un solo, normalmente solo. Pero hace cosa de un mes mantuve una conversación con un habitual de esas horas, también en la barra.

Somos datos. Átomos, y datos

Es un misterio y Facebook no termina de desvelarlo. A todos nos ha pasado. De repente, un buen día, aparece en el Gente que puedes conocer la foto de una exnovia, o amigo, con los que hace años que no tienes ningún tipo de contacto. ¿Cómo sabe realmente Facebook que aquella persona puede resultar de tu interés?