Domingo 25 de agosto. 7 de la mañana. Oriol, Isa y yo nos dirigimos a mi […]